Cris

42.195 metros de ilusión

Cuando era pequeña, mi padre me decía que la felicidad y la ilusión no se podían medir.

Pero he descubierto que sí pueden medirse. Se miden en metros o en kilómetros.

Empecé a correr como la mayoría de nosotras, mujeres que pasan de una vida sedentaria a una más activa. Por perder peso. Pero, ¡ay amigas! Yo aquí me quedo.

Lo que empezó como un instrumentos se ha convertido en parte fundamental de mi vida. No la concibo sin salir a entrenar.

Soy de esas personas a las que le gusta saber hasta dónde es capaz de llegar, dónde está su límite y correr, o el running (ahora que está tan de moda usar anglicismos para todo); me da esa herramienta para llevar mi cabeza y mi cuerpo hasta situaciones a las que jamás habría imaginado llegar.

Y esa sensación de llegar a meta, levantar los brazos y sentir que has vuelto a superarte, que has logrado vencer a la pereza, el cansancio y el hastío del día a día y has vuelto a darte el madrugón un domingo para cruzar un arco de salida. Eso, ese sentimiento, lo puedes medir en kilómetros. Tus primeros 5k, tus 10… Te vienes arriba y los 21…

Decides ver si eres capaz de ir más deprisa. Superas tu marca anterior en cada prueba. Y así, de un día para otro, ves que eres feliz, completamente feliz. Y esa felicidad, la estás midiendo. Al igual que cada carrera, en kilómetros.

Me gustaría invitaros a que os quedárais por aquí, compartiendo con nosotras cada kilómetro de felicidad que vamos dando a golpe de zapatilla. Que incluso te unas a rodar algún día con nosotras.

Por qué ambas nos hemos vuelto ambiciosas, queremos 42.195 metros de felicidad.

Pero sabemos que esa felicidad compartida es mucho mejor.

Hoy comienza nuestro primer día en el camino que nos llevará a conquistar la distancia reina. Comienzan días de duda, de lucha contigo misma; hoy comienza un camino que promete ser maravilloso.

Hoy, comenzamos ambas, el camino hasta nuestro nuevo sueño. Con muchos kilómetros de ilusión por delante. Juntas, nos enfrentamos a nuestro mayor reto. Nuestra mayor aspiración.

Señoras y señores!!! Esto empieza YA.

¡QUE COMIENCE EL ROCK AND ROLL!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *