Cris

“Sindrome de cintilla Iliotibial”

Domingo.

Domingo de tiradas largas.

O domingos de carreras; Carol corría por la Salud Mental con Egoísmo Positivo. Y mi amigo Ángel, y Let… Y yo. Pero no. Me ha tocado frenar. Y frenar en seco, tirando del ABS.

La rodilla me ha hecho parar. Y no me gusta. No me gusta nada.

Este domingo no. Y es posible que para el siguiente, en el que tenía una salida de 12k de trail programada con mi hermano, tampoco.

¿Y el siguiente domingo? Todo apunta a que tampoco. Lo que significa perderme la Media Maratón de Salamanca, a la que tenía muchísimas ganas de ir; corría en casa y por primera en todo este tiempo mi familia (y al completo) me verían entrar en meta.

Pero…

Como sabéis, el viernes no pude terminar las series programadas por un dolor en la rodilla izquierda. Supe desde el primer momento que ese dolor no pronosticaba nada bueno, que esto no se iba a quedar en algo anecdótico. Conozco mi cuerpo, llevo viviendo 32 años en él.

Quise pensar que simplemente había forzado por ir más rápido de lo que mi cuerpo está acostumbrado y que al día siguiente todo estaría como antes. Os puedo asegurar que sentía pánico, cada punzada de dolor en la rodilla era una punzada de dolor en el corazón. La Cris pesimista ya se vio renunciando a todo.

Menos mal que tengo amigos que saben apaciguarme y hacerme entrar en razón.

El sábado, al ver que el dolor no había remitido fue a urgencias y el traumatólogo lo confirmó.

Me había provocado una lesión en la cintilla que me obliga a parar hasta que “deje de doler”, dicho literalmente por el médico.

¿Y eso que es?

En esta lesión típica del corredor se produce

una inflamación de la banda o cintilla iliotibial, una “banda” de tejido que va desde la zona superior de las caderas hasta la zona más externa del muslo, atravesando

 asimismo la zona externa de la rodilla y la parte superior de la tibia.

En el síndrome de la cintilla iliotibial, esencialmente, se produce un dolor progresivo justo en la zona de la banda que recubre la cara lateral externa de la rodilla

Pero para mí esto de “hasta que deje de doler” no es suficiente, así que he buscado y buscado ejercicios y tratamientos para remediarlo y, para ser sincera, no soy de las que se consigue estar quieta.

Entre los factores que pueden desencadenar el síndrome de la cintilla iliotibial están la pronación excesiva del retropié, sufrir dismetrías o genu varo (“piernas arqueadas”), o la debilidad de músculos aductores y abductores de las piernas. Por otro lado, como también sucede en otro tipo de lesiones del corredor, el uso de unas zapatillas inadecuadas, una mala técnica de carrera o los terrenos irregulares o descendentes también pueden colaborar en la aparición de la lesión.”

En mi caso, diré que cada vez que me ponía unas zapatillas en concreto me dolía la parte lateral de la cadera de mi pierna izquierda. Pero como era una molestia “salvable” pues no le di mucha importancia. Y mi cuerpo me estaba avisando de que esas zapatillas no eran adecuadas para mí y no le escuché (tener el umbral del dolor muy alto hace que suela ignorar muchas molestias por que son soportables cuando otros ya habrían buscado solución).

Así que esta lesión me la ha provocado unas zapatillas inadecuadas (tranquilos, las he tirado).

Estos son algunos de los ejercicios que estoy realizando (procuro hacer los que no me producen ni dolor ni molestias, no vaya a liarla más).

No es fácil lidiar con la frustración. Menos aún si usabas el deporte, como es mi caso, como un ansiolítico natural para la depresión y la ansiedad. (ya hablaremos de eso en otro momento).

Hoy, cuando veo las fotos de mis amigos  entrando en meta o en carrera me es inevitable pensar que yo debería de estar ahí.

Ahora me estoy dando cuenta de lo mucho que me gusta este deporte, de todo lo que me aporta esta experiencia de prepararme una maratón, la ilusión, el sacrificio… ¿Os podéis creer que hasta me gustan las series? Ya me arrepentiré de esta afirmación después, pero ahora, quiero volver a sentir esa emoción que siento cuando corro. La echo de menos.

Estoy deseando volver a rodar pronto.

Si queréis saber más sobre la cintilla, yo he sacado toda la información, que lo explica mucho mejor que yo y viene con vídeos y demás en: https://www.palabraderunner.com/sindrome-de-cintilla-iliotibial-rodilla-de-corredor/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *